AGRESIONES AL PERSONAL DE LA SALUD

En virtud de la Emergencia Sanitaria que estamos atravesando, en los últimos días, en distintos medios de comunicación nacional y local se han dado a conocer incidentes en los que personal del ámbito de la sanidad son objeto de malos tratos, amenazas o ataques en circunstancias  relacionadas con su trabajo, en especial en el trayecto desde el dominio al lugar de prestación de servicios, con la implicación de que se amenace implícita o explícitamente la seguridad, bienestar o salud de agentes de los centros hospitalarios de todo el país.

Estos lamentables hechos de violencia e intolerancia por parte de la ciudadanía contra quienes se encuentran día a día arriesgando su propia salud en cumplimiento de su trabajo y sus deberes, no pueden ser receptores de indiferencia por parte del Estado. Muy por el contrario, desde el Estado se deben efectuar todas las acciones pertinentes a los fines de hacer cesar y sancionar todo acto de intolerancia o discriminación, como así también concientizar a toda la ciudadanía respecto a la tolerancia y respeto sobre quienes están dando día a día su vida en miras del bien común y la salud pública.

Por lo expuesto el Concejal de “Encuentro Vecinal Córdoba”, Juan Pablo Quinteros, y el Concejal Nicolás Piloni de “Hacemos por Córdoba”, presentaron en el día de la fecha un proyecto de Ordenanza (8443/C/20) por la que se crea, en el ámbito de la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba, la “Mesa Receptora de Denuncias” por hostigamientos, violencia física o psíquica y/o cualquier hecho discriminatorio o incidente efectuado en cualquier ámbito público o privado al personal que se desempeña en centros de salud públicos o privados de la Ciudad de Córdoba.

La mesa receptora de denuncias tendrá por objeto brindar asistencia y asesoramiento al personal de salud que hubiere sufrido los hechos que se denuncien y arbitrará las acciones a los fines de hacerlos cesar e instar ante la autoridad correspondiente el procedimiento sancionatorio pertinente. A tal fin se habilitarán medios digitales y telefónicos para la recepción de las denuncias.

Los autores del proyecto puntualizaron: “Los episodios de violencia y ataques contra quienes trabajan en el ámbito de la salud son inaceptables. Hoy este proyecto de Ordenanza es una respuesta importante  y esperamos que sea acompañado de acciones en otros ámbitos del estado para brindarle contención y tranquilidad a un sector de la sociedad, el de la sanidad, que son actores principales en  esta pandemia. Consideramos que la unidad de acción es el camino correcto en la difícil y penosa situación que atravesamos”.