El Vocal del Directorio del Ente Regulador de los Servicios Públicos (ERSeP) en representación del Frente Cívico, Dr. Juan Pablo Quinteros, en relación a declaraciones formuladas por el Gobernador de la Provincia, José Manuel De la Sota ante los serios problemas que vienen sufriendo los usuarios cordobeses con la prestación de los servicios públicos esenciales quien se expresó en los siguientes términos: «… a favor de que sea el municipio capitalino el responsable de ocuparse del servicio de agua en la ciudad de Córdoba. “¿Por qué la Provincia de Córdoba se tiene que ocupar del agua de la ciudad de Córdoba?”, se preguntó el mandatario. Y luego respondió: “La Provincia no se ocupa del agua de Río Cuarto, o de San Francisco, de ninguna ciudad del interior”. Acá la Provincia se hizo cargo del servicio de agua por una pelea que tuvieron (Eduardo) Angeloz y (Ramón Bautista) Mestre”. Yo no tengo ninguna pelea con el intendente Mestre y creo que lo correcto sería que el intendente decida cómo quiere entregar el servicio de agua en la ciudad…”

El vocal vocal juecista en el ERSeP dijo: «Es verdaderamente inadmisible que el gobernador mienta de manera descarada al referirse al servicio de agua potable en la ciudad de Córdoba. De la Sota no se hizo cargo del servicio por ninguna pelea de antiguos gobernadores, lo hizo simplemente porque privilegió un negocio por sobre los intereses de los usuarios capitalinos. En 2005 De la Sota tuvo una increíble oportunidad de hacer lo que hoy dice que «corresponde hacer»,  que era entregarle el servicio de agua potable a los vecinos de la ciudad de Córdoba para que decidan que hacer con él. ¿Por qué no lo hizo? Por la sencilla razón de que en 2005 el intendente municipal de esta ciudad era Luis Juez y constituía un obstáculo para que el gobierno delasotista hiciera lo que siempre hace: negocios. Por ello, y sin que interesara lo que hoy parece motivar al gobernador, hace sólo 8 años entregó a un privado (Grupo Roggio) la Concesión del Servicio de Agua Potable de la Ciudad de Córdoba -concesión que fuera otorgada por 30 años y vigente hasta el 7 de mayo de 2027-, quien la explota a través de la empresa Aguas Cordobesas S.A. Hoy, con displicente soltura, habla de municipalizar el servicio y acomete contra la empresa con la que viene haciendo negocios desde 2005. Fue precisamente en esos años cuando desde el Frente Cívico nos opusimos tenazmente a esa renegociación e inclusive, Juez como Intendente de la Ciudad de Córdoba, planteó con meridiana claridad que el suministro de agua potable en la ciudad debía estar en manos del municipio (el sistema cloacal nunca había dejado de estar en ésta órbita por la simple razón de que no puede dar «ganancia») y ser éste quien tome la decisión estratégica de la forma y método de prestación. Sin embargo, sin escuchar razones, De la Sota y Schiaretti, quien desde la vicegobernación llevaba adelante la renegociación, avanzaron en este verdadero negocio ruin para la provincian y oprobioso para los usuarios, que terminó aprobado por la mayoría de U.P.C en la Legislatura Unicameral»

Quinteros agregó: «Los servicios públicos en el ámbito provincial merecen una profunda discusión de fondo, con la plantificación de políticas a largo plazo, planes de obras de infraestructura y metas y expansión de los servicios a 20 años, con un trazado de verdaderas políticas de estado que no puedan variar independientemente del signo político que gobierne»
«No cabe la menor duda de que De la Sota, con hábil manejo de los efectos especiales, pretende centrar la crítica y la atención en Aguas Cordobesas S.A para evitar hablar de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba -EPEC- y los negociados millonarios que vienen llevando a cabo, lo que condujo a la empresa a la critica situación que hoy presenta. Crítica en cuanto a su pésima situación financiera y crítica respecto al también pésimo servicio que presta en todo el territorio provincial. La falta de una política energética que evidencia la empresa en los últimos 15 años, y el privilegiar los negocios por sobre la el servicio a los usuarios  tuvo en la construcción de la Central Pilar, el mayor emblema de la corrupción política que registra la historia de Córdoba desde su fundación. De la Sota quiere, que mientras hablamos sobre si el agua tiene que ser administrada por la provincia o el municipio, o ser de gestión pública o privada, evitar dar explicaciones de la realidad de EPEC, del desatino de sus funcionarios y de los robos gigantescos que doblegaron a una empresa que fuera señera en el país. Señor Gobernador, si quiere que hablemos de los servicios públicos, su modo de gestión, del modo de controlarlos, de las obras necesarias y prioritarias y de la mayor eficiencia del servicio a favor de los usuarios, tendrá en este espacio la mayor y mejor predisposición para hacerlo Si pretende entretenernos discutiendo otros temas que poco le importa a la gente ¿(al usuario le cambia algo si el concedente es la provincia o el municipio?) sepa que no nos prestaremos para eso. Los acontecimientos vividos durante este último mes merecen que los usuarios de los servicios públicos encuentren a la clase política debatiendo de verdad sobre estos temas y no llevar la discusión a cuestiones administrativas o movimientos de politiquería que dispersen la atención del verdadero foco de la cuestión. Mas temprano que tarde llegará el momento de formularse la pregunta clave sobre cómo administrar los bienes del estado: ¿con honestos eficientes o con ladrones inútiles?, finalizó Quinteros.