El Legislador del Frente Cívico, integrante del Interbloque Cambiemos, Dr. Juan Pablo Quinteros, informa que con el patrocinio del Dr. Luis. A. Juez se formuló DENUNCIA PENAL por la suscripción y posterior desarrollo del contrato de “OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO” (O&M) EN LA CENTRAL DE CICLO COMBINADO “BICENTENARIO” de la localidad de Pilar -Córdoba-. Se solicita investigar la conducta desplegada por todos quienes conformaron los sucesivos directorios de Epec, desde la suscripción del contrato hasta la actualidad, como así también a la empresa Electroingeniería S.A. en cabeza de Osvaldo Antenor Acosta; Gerardo Luis Ferreyra y Jorge Guillermo Neira.

Al respecto de los hechos que motivan la presentación judicial el Legislador Quinteros puntualizó: “Por las tareas descriptas en el contrato por Operación y Mantenimiento (O&M) de la Central Pilar, que vence a inicios de 2020, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba se comprometió a abonar a la empresa “ELECTROINGENIERÍA S.A.” la suma de U$S 372.799.164,82 (TRECIENTOS SETENTA Y DOS MILLONES, SETECIENTOS NOVENTA Y NUEVE MIL, CIENTO SESENTA Y CUATRO, CON OCHENTA Y DOS CENTAVOS, DE DOLARES ESTADOUNIDENSES). Se pudo determinar que la licitación estaba claramente direccionada para que no sea otra que Electroingeniería S.A quien resultara adjudicataria del millonario contrato, además de establecer que, en maniobras que han realizado en asociación los directivos de EPEC y de “ELECTROINGENIERÍA S.A.”, se agregaron exuberantes sobreprecios en la oferta, en algunos casos llegando al 75% de cada ítem presentado.  Esto queda claro en la documentación acompañada donde se acredita, por ejemplo, que la oferta final de materiales (repuestos), presentada por la oferente, ascendió a los U$S 11.052.575,84 cuando el presupuesto original que tenía la empresa era de U$S6.997.271, denotando la clara actitud de “ELECTROINGENIERÍA S.A.” de inflar los precios.

En la presentación se acompaña documentación, fotografías y registros fílmicos del deplorable estado en el que se encuentra la Central de costo multimillonario. Basta recordar que dicha Planta Generadora nos terminará costando a los cordobeses más de 1100 millones de dólares (los que aún se están pagando), cuando el presupuesto original para la construcción ascendía a los 300 millones de dólares; sin embargo, la direccionada licitación de EPEC por la Operación y Mantenimiento (O&M) de la Central Pilar involucra un monto de 372,8 millones de dólares. O sea, el mantenimiento costará más de un 20% que la cotización inicial de la construcción de toda la planta.

Sostenemos que existe un incumplimiento contractual irresponsable y doloso de la empresa “ELECTROINGENIERÍA S.A.”, agravado por el actuar negligente y cómplice de la EPEC, en hacer caso omiso de exigir cumplir con las obligaciones de la adjudicataria, que pone en riesgo tanto la vida útil de los bienes materiales como así también, y de manera mucho más grave, la integridad física de las personas que desarrollan sus tareas en dicha Central y de las personas que viven en las cercanías de la misma, situación que queda claramente expuesta con tan sólo observar el estado de la Central Bicentenario.

La gravedad de lo puesto en conocimiento de la Fiscalía de Río Segundo, sobre el accionar de la Empresa Provincial de Energía Eléctrica -Epec-, radica no solamente en que se sigue abonando el monto establecido en el contrato -como si el mismo se cumpliera de manera eficiente y conforme a sus estipulaciones- sino que dejan de manifiesto un supino desinterés por el cuidado de los bienes que deben administrar, y en especial un desinterés de las condiciones de seguridad del personal a su cargo. Ante una situación de falla extraordinaria, debido a la falta de mantenimiento, se afectaría gravemente a todo el sector donde la central se encuentra ubicada.

Advertimos que desarrollar tareas en la CTCC Pilar a altas temperaturas, alta presión de vapor y aceite y con el pésimo mantenimiento descripto es sumamente peligroso y, en el supuesto de un “accidente”, producto de las condiciones de la planta, la situación podría derivar en trágica, por lo que solicitamos la intervención urgente de la autoridad judicial.

“Sobreprecios”, “retornos”, “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, “cohecho”, “defraudación por administración fraudulenta” e inclusive “asociación ilícita”, son las conductas delictivas que podrían derivar del actuar conjunto de la empresa estatal y la empresa privada, pudiendo surgir otros delitos y otros involucrados en los hechos.

“Ante el grave hecho denunciado, una vez más el gobierno provincial responde con el engaño y el agravio. Sostener que, en la Central Pilar todo se desarrolla con “normalidad” y que la presentación judicial es producto de “denunciadores seriales”, es disparatado e insultante ante la contundencia de las pruebas. Deberían demostrarle a los cordobeses que, en la obra pública más cara de la historia de Córdoba, el dinero de los ciudadanos se administró con transparencia y eficiencia. El negociado es tan evidente, tan notorio y obsceno que sólo pueden apelar a chicanas y explicaciones que lejos de aclarar, ofrecen un panorama cada vez más oscuro para la Epec. Están vaciando la empresa y a esta historia ya las vimos en nuestro país. En 1999 se hicieron cargo de una empresa de energía eléctrica y en 19 años, la política y sus directivos, la convirtieron en un antro de corrupción y un depósito de chatarras. Manejan Epec como si fuera un ‘desarmadero'”, finalizó Quinteros.