El Vocal del Directorio del Ente Regulador de los Servicios Públicos (ERSeP) en representación del Frente Cívico, Dr. Juan Pablo Quinteros, informa que el ERSeP recibió el resultado del análisis de agua proveniente de la Planta Suquía elaborado por  el Centro de Investigación y Transferencia en Ingeniería Química Ambiental (CIQA) de la Universidad Tecnológica de Córdoba, solicitado por este Dr. y pese a que aún no tuvimos acceso de manera oficial al informe, se segura que si bien el agua potable, no se cumple con su condición de salubridad en cuanto a color, sabor y olor.  El agua es potable para el consumo humano, pero no se cumplen con las normas de calidad exigidas por el contrato de concesión a Aguas Cordobesas.

El «Contrato de Concesión del Suministro de Agua Potable de la Cuidad de Córdoba» en su Anexo V determina los parámetros físico-químicos estableciendo que las características físicas del agua son las que pueden impresionar a los sentidos (vista, olfato, etcétera) y tienen incidencia directa sobre las condiciones estéticas y de aceptabilidad del agua. Se consideran importantes las siguientes:

— turbiedad;
— sólidos solubles e insolubles;
— color;
— olor y sabor;
— temperatura

Al respecto el Vocal juecista expresó: «La situación es idéntica a la registrada en noviembre de 2010 y que generó la aplicación de una multa a Aguas Cordobesas de 185 mi pesos. En aquel momento se determinó mediante estudios del CIQA que durante 7 días el agua no tenia los parámetros químicos aceptables por contrato de color, olor y sabor, por lo que también se ordenó el reintegro dinerario  a los usuarios  equivalente al proporcional por los 7 días que duró el episodio. Cabe aclarar que la empresa nunca abonó la multa ya que la recurrió de manera sistemática tanto en la vía administrativa como en la judicial encontrándose pendiente de fallo en el T.S.J. Este expediente fue fruto de un pedido de este vocal del Frente Cívico hace dos semanas, a raíz de las innumerables quejas recibidas. Se tomaron muestras de la Planta Suquia y los resultados serían similares a aquellos de 2010. Al comprobarse que se ha incumplido dichos parámetros se procederá a formular los pedidos de sanciones previstas en el  capítulo 10: «Régimen sancionatorio, incumplimiento y penalidades»  del contrato como así también un resarcimiento a la totalidad de los usuarios abastecidos por la planta Suquia con la restitución del monto proporcional a los días en los que el servicio tuvo la deficiencia detectada».  «Llama la atención la «dureza» del discurso de De la Sota contra la empresa Aguas Cordobesas ya que desde 2005 son socios en un contrato que genera grandes beneficios para el privado que explota el servicio, perjuicio para los usuarios y pérdidas millonarias para la provincia. Lo denunciamos en su momento y el tiempo nos dio la razón. De nada sirve la razón cuando en el medio hay miles de usuarios que no tienen acceso al servicio en las condiciones mínimas de calidad a la que debería estar obligado a prestar el concesionario», finalizó Quinteros.