El Vocal del Directorio del Ente Regulador de los Servicios Públicos (ERSeP) en representación del Frente Cívico, Dr. Juan Pablo Quinteros en relación al «contrato correspondiente a la Licitación Pública Internacional N° 01/2008, para la Contratación del Proyecto Ejecutivo, Provisión de Materiales y Construcción de las Obras de Infraestructura para la Gasificación por Ductos de los Sistemas Regionales Centro, Sur y Ruta 2 de la Provincia de Córdoba»  informa que por decretos N° 270/ 271 de fecha 16/4/12 cuya publicación obra en el Boletín Oficial N° 57, se le recoció  a la UTE  integrada por la brasileña Andrade Gutierrez y la argentina Iecsa (Grupo Macri) una reactualización en los costos de materiales del 19% del presupuesto, que implica un encarecimiento de la obra en mas de 77 millones de dólares (unos 340 millones de pesos al cambio actual). Como justificación de tal situación el Gobierno indicó «que hubo mucha burocracia al principio y se demoraron los trámites con la documentación que iba requiriendo la entidad brasileña (BNDES), ya que muchos de esos expedientes debían ser visados por la Nación».

Al respecto el Vocal de Frente Cívico expresó: «Es oportuno en esta instancia recordar lo manifestado en los partes de prensa enviados con fecha 03 y 11 de abril del corriente año donde se dejaba al descubierto la irrupción en Córdoba de firmas brasileras como Andrade Gutierrez, Odebrecht y OAS, empresas que durante la gestión de De la Sota serán los «dueños» de la obra pública. Resulta tambien sumamente llamativo la «desvinculación» de la UTE en cuestión de la constructora cordobesa Britos S.A ya que había sido el propio ex Gobernador Schiaretti quien en oportunidad de anunciar estos proyectyos había manifestado que las empresas extranjeras interesadas en adjudicarse estas obras debian estar asociadas a «empresas locales» como requisito imprescindible a los fines de acceder a los procesos licitarorios».

El vocal juecista agregó: «Seguimos sosteniendo que el «mouds operandi» -que acaba de quedar reflejado en la obra de los gasoductos- se ejecutará mediante renegociaciones  periódicas de los contratos pretendendiendo justificar  el sostenimiento del equilibrio económico de la ecuación a través del incremento generalizado de los precios de los bienes e insumos utilizados». «No hay nada de inocente o casual, es inocultable el proceso de inflación que efectivamente vivimos y este proceso inflacionario resulta, en consecuencia, una llave o instrumento apto para maniobras fraudulentas y sobre todo resulta un poderoso escudo para renegociar de manera ruin contratos millonarios como estos, que ni siquiera aún empezaron a ejecutarse», finalizó Quinteros.